woman_in_red

Inquietudes de una mujer que se lo cuestiona absolutamente todo..reflexiones que bullen en mi cabeza de tal forma que necesito extravertirlas impúdicamente en abierto.Disfrutad como yo lo haré.

jueves, abril 14, 2005

EL PEZON


Cuando una presenta cierta edad y los ojos muestran unos rasgos mas cansados(amén de las arruguitas), lejanos a aquella lozanía de hace años, no queda "mastutía" que intentar dirigir la mirada masculina a otras partes del cuerpo.Por su carácter eréctil y su presencia reveladora y diáfana,retando a la gravedad, se presentan los pezones (otro día cuestionaremos el efecto glúteo).
El género masculino ante su insinuación bajo la ropa, entreabre inconscientemente la boca, en un acto primitivo de succión del lactante..imagino que es el primer acto instintivo del ser humano..para luego, el pezón , pasar a ser motivo de admiración en hombres, y ese gesto de succión que desencaja la mandíbula, es rectificado por un posterior cierre de la boca y un buen trago de saliva, para degustación imaginaria de los dos poderosos desencadenantes de semejante trastorno.
Ni que decir tiene el simbolismo de aquello que encumbran..el pecho..manzanas, peras, melones, pimientos..todo ello adicto a versiones hortofrutículas, para no cejar en el empeño de la degustación.
Ya es cosa nuestra ( de las mujeres) que esos pezones sean mas o menos atrayentes..en función de ello, de nuestra necesidad de provocar tragos( buenos, claro), se visten para la ocasión..divina lencería,sutil lycra..Habrá que aprovechar la venida de los calores y la ligereza de la ropa..he observado que tengo un par de patas de gallo más...



2 Comments:

  • At jue. abr. 14, 01:23:00 p. m. 2005, Blogger prozac40 said…

    muy insinuante el relato sobre las zonas eréctiles...tendras que hablar tambien algun dia de " rosebud"....

     
  • At jue. abr. 14, 04:53:00 p. m. 2005, Blogger Niko said…

    Desde mi punto de vista masculino, pero no por ello mayoritario, difiero de tu post, en el sentido en el que el verdadero poder reside en los pechos en el volumen de los mismos, y en su posicion, si aun no se ven afectados por la ley de la gravedad y se sustentan desafiando a Newton .
    De ahi el poder magnético de un escote de ese sujetador asomando por la camisa que estrategicamente tiene un boton desabrochado de más, desafiantes montañas coronadas por esa base sonrosada en la que se yerguen los pezones.
    Ahi si te doy la razon es el remate final, un pezon qe se carca en la camiseta como punta triunfal de un volumen que se adivina.
    Pero asi como no hay pechos sin pezon, no hay pezon sin que antes no se haya visto un buen pecho.

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home