woman_in_red

Inquietudes de una mujer que se lo cuestiona absolutamente todo..reflexiones que bullen en mi cabeza de tal forma que necesito extravertirlas impúdicamente en abierto.Disfrutad como yo lo haré.

viernes, febrero 24, 2006

ALGUNOS ESPECÍMENES DE UN PUB LIBERAL.



Entiéndase como pub liberal aquel en el que la gente practica sexo abiertamente.Y hay un catálogo extenso de individuos cuanto menos pintorescos.Estos son algunos...

- El novato de la expedición.Todavía se muestra cauto, cubata en mano, con la cara de pasmado y la mandíbula desencajada mientras babea por la comisura del labio.Un poema.Y empalmado como un c...´n.

- La pareja de mirones.Voyeurs.Ella con más ó menos repugnancia porque va coartada por su partenaire.Quizá en el calentón y vestidos, él se ponga tras ella, la penetre (ella con cara de fastidio) y bambolee como un perrito hasta que acaba...él, claro.

- La pareja que, medio vestida-medio desnuda, se lo monta sola contemplando el paisaje.Son habituales... es más barato que costearse un hotel.

- El rey de la fiesta (ó eso se cree).Aquel con cuerpo de gym,también cubata en mano, toalla escueta rodeando su cintura y paseando escultura.Un chulo, que se cree que todas ansían su acercamiento, que se ama profundamente y que da asquerosos cachetes en el culete de las féminas mientras las folla.

- La mujer con las cosas claras.Que va, viene, se exhibe y actúa, enseña y le dice al chulo que ó deja de darle azotitos ó le da un golpe en los morros...


Son sólo algunos ejemplos ..hay muchos más.

En cualquier caso, el sexo es revelador de cómo es una persona...dime cómo follas y te diré cómo eres.

La desnudez unida a la actitud dan muchas pistas de la identidad sin tapujos de una persona..

24 Comments:

  • At dom. feb. 26, 08:11:00 p. m. 2006, Anonymous Anónimo said…

    ...El corta rollos,que por mucho que se diga cada uno está en lo suyo, una no es sorda!!! y tu ahí intentando llegar a tu orgasmo mientras el resto recupera fuerzas para proseguir la orgía, y no se le ocurre otra cosa que ponerse hablar de fútbol!!!..Ya podría haber elegido otro tipo de charla relacionada con las pelotas..no que si me descuido en vez de soltar un mmmmmmmmmmm sii, sii, siiii, mmmm, casi suelto GOLLLLLLLLLLLLLLLLLL!!!!!

     
  • At dom. feb. 26, 10:23:00 p. m. 2006, Anonymous Poli said…

    Vos serias "La mujer con las cosas claras"? Solo por curiosidad...

     
  • At lun. feb. 27, 04:21:00 a. m. 2006, Blogger Gata con SuerT said…

    Se ve interesante el tema, pero al usar modismos no he podido entender mucho, podrias traducirnos un poco para aquellos que no somos españoles algunos modismos?
    Que estes bien
    Byeeee

     
  • At lun. feb. 27, 11:14:00 a. m. 2006, Blogger alma said…

    También revela como administramos nuestra energía...

     
  • At lun. feb. 27, 12:05:00 p. m. 2006, Blogger Toni said…

    Uy, me parece a mí que aún me queda un mundo por conocer.

    Me parece a mí que en esos sitios, primero no probaría el alcohol más allá de lo justo para la deshinibirme (se dice así?), y estaría más cortado que la puñeta!

    Yo quiero aprender más!!!!

     
  • At lun. feb. 27, 03:52:00 p. m. 2006, Blogger yole said…

    Interesantes y curiosas palabras las que nos regalas...
    Ventana abierta la tuya donde me cuelo.
    Saludos.

     
  • At lun. feb. 27, 03:56:00 p. m. 2006, Blogger Marga said…

    Ajá, ventana abierta...

    Dime como follas y te diré como eres... ufff, ya no meto el mirar que ahí me pierdo!! jeje

     
  • At lun. feb. 27, 06:13:00 p. m. 2006, Blogger El Navegante said…

    Querida y apreciadísima AMIGA Inma:
    No sé si ya te lo habìa dicho, creo que sí,pero aún no estoy en mi puerto habitual, por eso escribo a mil para no dejar de saludar a todos mis queridos amigos que me van acompañando.
    Tú estàs ahora en ese mar cálido que me nombras en tu gentil visita, y lo tienes frente a tí,alrededor de tí, estás en él. Cierra tus ojos, imagina mi regalito por unos instantes, y ese frio que ya estará muriendo lentamente como mi verano, no te hará sufrir, pues te mereces mucha calidez.
    Por eso me dejé llevar hasta tí, para traerte un poquieto de ella.
    Te sigo adeudando mis comentarios con el tiempo necesario, descarto me copmprenderás, encima mira que temita que has expuesto, niña, enga, como para decir pavadas.
    Un besazo tan grande como mi afecto.

     
  • At lun. feb. 27, 11:07:00 p. m. 2006, Blogger pepe said…

    ¿No crees que el "cómo follas" depende, y mucho, del "por qué follas"? A ver, que no es lo mismo darse un revolcón porque esa falda que llevas me pone del revés, cosa que me pasa con bastante frecuencia (lo del volverme del revés), que dárselo porque me parece que te quiero, cosa que ya no psa tan a menudo. Entonces... ¿Nuestra identidad depende de lo que queremos (Estemos desnudos o no)? o ¿Lo que queremos depende de nuestra identidad (Auqnue sigamos desnudos)?

    De todas formas yo lo tengo claro, ante la desnudez: Curiosidad (Es lo más divertido).

     
  • At mar. feb. 28, 11:29:00 a. m. 2006, Anonymous GLAUKA said…

    Yo me veo sólo de mirona, qué le vamos a hacer!!! Y encima mirona estudiosa del paisaje, analizando situaciones y observándolo todo, que para eso soy una curiosa de narices, o sea, que sería de las que estorban jajajaajjaajja!!!!

     
  • At mar. feb. 28, 12:14:00 p. m. 2006, Blogger solojose said…

    yo solo se que te envidio mucho
    un achuchon repleto

     
  • At mié. mar. 01, 09:31:00 p. m. 2006, Blogger Alessandro_PPG said…

    Olá! Visite o meu novo blogger: http://ilustrada-ppg.blogspot.com/ e meu site: http://www.ilustrada.ppg.br/ Me ajude a divulgar! Desde já agradeço! E gostaria de fazer novas amizades! Abraços !

    Se puder click nos banners! Grato!

     
  • At jue. mar. 02, 04:39:00 p. m. 2006, Blogger vylia said…

    Buena manera de identificar algo en los demás. Un saludo.

     
  • At jue. mar. 02, 06:59:00 p. m. 2006, Anonymous Javi Moya said…

    a mi eso del intercambio.. como que no va :)
    soy demasiado egoista :P
    toas pa mi o no hay trato :D

     
  • At vie. mar. 03, 01:25:00 a. m. 2006, Anonymous Darío said…

    "Entre gustos no hay disgustos", dice el saber popular es mi país. A pesar de las preferencias individuales en materia de asuntos sexuales, estoy de acuerdo contigo en el sello personal que el gusto le imprime al asunto.
    Podría decirse que cada quien tiene una huella digital,en materia de gustos sexuales. (Debería ser una huella genital, huella sexual, huella erótica, huella libidinosa... bueno, no sé como se diría).

    Ahhh! Hermosa fotografía.

    Besos para ti.

     
  • At vie. mar. 03, 02:00:00 p. m. 2006, Blogger Misionero said…

    Hola Inma, mi querida españolita, es un placer visitarte. Te he extrañado. Te aviso que he regresado de mi viaje a las comunidades indígenas de la costa caribe donde conviví con ellos por un par de semanas. A propósito de el tema te cuento que, me sorprendió lo directo que son ahí las féminas que, sin ambages cuando las miras con cierta insistencia te dicen "si me quiere amar, lléveme a culear señor" de una increíble forma natural.
    Bueno yo por mi parte creo que, lo válido es decir: "dime como amas y te diré como follas"...
    Hasta pronto mi querida Inma, muy interesante el temita.

    Saludos iluminados del misionero.

     
  • At sáb. mar. 04, 03:59:00 a. m. 2006, Blogger Paulo said…

    Ufff. Veo que estoy a años luz. Todavía existen muchos pudores que espero ir perdiéndolos con los años.

     
  • At sáb. mar. 04, 04:48:00 a. m. 2006, Blogger Pato Correa said…

    creo que debo aprender mucho todavía, sin embargo parte de la felicidad se construye entre las sábanas, pues debemos ser autenticos, relajados y por sobre todo creativos, un abrazo amiga lejana.

     
  • At sáb. mar. 11, 12:03:00 a. m. 2006, Blogger Chiringui said…

    Buen post. Nunca he entendido lo de los cachetes, lo veo denigrante y estúpido.

     
  • At lun. mar. 13, 05:30:00 a. m. 2006, Blogger R2K said…

    :)

     
  • At vie. mar. 31, 08:40:00 a. m. 2006, Blogger antona said…

    Nunca he visitado un garito de estos,pero tomo nota,quien sabe
    salu2

     
  • At dom. jun. 11, 08:55:00 p. m. 2006, Blogger Dinoseta said…

    ¿Me llevas al pub, papito?

    Qué rica fiestita de amor nos hicimos anoche en el pub, ¿verdad vida? Pero es que te lo estaba pidiendo, ¿no? Ummm, ya tenía yo ganas de una buena paliza, cielito. Que desde Halloween, quitando el encuentro de la semana pasada con Luis, no nos habíamos homenajeado con una exuberante batallita de las nuestras. Fue muy rico, porque en casita y estábamos online, pero tu sabes que uno es muy poco para calmar el ansia de mis besos.

    Hasta última hora estuvimos, como siempre hacemos, dándonos esos arrumacos deseados y necesarios para entrar en vuelo. Fantaseando como dos niños, “con esto o esto otro” que me harás, tus peticiones construidas a base de golcitos de pizarrón con muchas de las cosas que podríamos hacer por la noche, mientras te fui mostrando como me quedan las ropitas con las que me presentaré a ti para que me beses...

    ¡Y cómo mejoramos en cuanto a la tecnología se refiere! Aparte de otras muchas cosas… por supuesto. Pero lo cierto es que recuerdo que desde la primera vez que me hice fotos con un vitro hasta nuestros días, hemos avanzado sustancialmente. Las fotos de éste encuentro contigo son espectaculares, ya verás, cielo.

    Al igual que aquellas que siempre procuro dejarte antes de irme - que ahora son de mucho mejor calidad - incluso hasta video hubo esta vez como novedad. Siempre avanzando juntos, amorcito, sea cual sea el terreno por el que caminemos ocurre de este modo.



    Toda arregladita y compuesta a tu lado, casi nunca falta tu saludito de cornudito. Este gestito que tú mismo me enseñaste, agarrándome bien la concha como diciéndote que, te concibo cual don Divino con mis manos, saliendo presto a que lo gocen otros…

    Siempre como juego… porque tu eres mi cornudo y yo tu puta en ese instante y ambos hacemos nuestro papel lo mejor que sabemos... ¡Con todo el corazón!... al igual que esas maravillosa pinturas surrealistas en las que, el climax que transmite, nos lleva a un caos ideal en nuestras mentes, adiestradas desde que nacemos a solamente entregarnos sumisamente a la lógica que inventó el ser humano para subsistir.

    Pues eso es lo que trasunta en el fondo de todos nuestros encuentros, ese amor profundo y ese deseo de compartir caminos nuevos, los cuales, al final de la experiencia vivida, nos une con más firmeza día a día... Curiosa ecuación para quien no ha experimentado estar en nuestra aurora si lo analizas, pero es así...



    Por delante, por detrás y de ladito (¿porqué no?)… jajaja, así te presento toda la ropa puesta para que te derritas…

    Esta vez - digamos - que iba más decentita vestida por fuera y de novelera que soy, la blusita nueva otra vez, la misma con la que salí el otro día a tomar el cafelito con nuestro anterior emisario. Pero la ropa interior… pertenece a lo más sexy que pude encontrar para ti... corsé con liguero negro, ¿te apetece, amor?






    ¡...Y pensar casi no vamos... ! Bueno, no lo supimos con seguridad hasta tarde, porque Diminu no iba esa noche (nuestro vitro chofer por excelencia, que tan solo me lleva y me trae a nuestra casa), con lo cual tenía que buscar a alguien que viniera a buscarme. Pero no es habitual que un viernes no vaya ninguno de los conocidos para ello...

    De todas formas, tal y como estaba el pub de tranquilo esta noche, si hubiera llamado a Lorenzo* seguro que, o manda alguien a buscarme o me paga un taxi, porque hacía falta animación, y la hubo porque yo estuve allí esta noche, que si no, poca cosa hubiera ocurrido…

    Cuando llegué, recibí notables gestos de alegría por parte de todos. Hasta Macarena* me dio un efusivo abrazo y un beso cuando fui a saludarla. Me habían extrañado estos días de ausencia. Ya soy habitual, más últimamente que nos llevamos una buena temporada acudiendo prácticamente todas las semanas.

    Ahora con mi nuevo trabajo es más complicado. No por el hecho de ir los viernes, al que podemos seguir yendo, como fue anoche por cierto, sino que, como trasnochemos algún día laborable no podemos hacerlo ningún día más en la semana. Además necesito de mi tiempo para escribir los relatos, amorcito... es que si no, no me quedo contenta y en verdad siento que -de no hacerlo- es como que no le he dado ese toque final a nuestro encuentro de amor a tu lado, sabes?.

    Después de los saluditos, ¿qué viene después? Fácil… lo que siempre hago. Mirar por la ventanita a ver que encontramos apetecible para comérmelo en dos bocados, jajaja. Más que estaba escasita, el vuelo con el que me mandas de casa hace que entre con ganas de empezar ya, ¡pero ya mismo! Allí se ríen mucho conmigo porque me dicen que no pierdo el tiempo…

    Solo había unas tres parejas conocidas, contando con la que me llevó al pub, y un par de ellas que no conocía. En la sala de chicos no muchos, pero ninguno especialmente llamativo en primera instancia. Bueno, quitando al grandote que estaba en al barra de pié, al cual conocía de otras veces.

    Hay quien dice que “Mas vale malo conocido, que bueno por conocer”, pero yo no estoy muy de acuerdo con ese refrán en este caso. Me apetecía más que se ofrecía en la sala, porque al conocido siempre estaba a tiempo de pasarlo caso que no encontrara alguno que se me antojara.

    Si bien el aspecto físico es algo que a la hora de elegir a alguien en este ambiente es un fuerte condicionante. No hay muchas otras referencias que te ayuden a decidirte, pero no diría que es algo exclusivo. A veces te encuentras con hombres no tan agraciados y que luego son magníficos en la cama.

    Si te apuras, muchas veces hasta son mejores que los pijudos o los guaperas, que ya se creen que lo tienen todo hecho. El que no tiene atributos suficientes, los inventa, o mejor dicho, los sustituye por otras cualidades no perceptibles con una simple mirada.

    En realidad es lo que me pasó a mí antes de tener el físico que tengo hoy. Digamos que hoy en día cuento con las dos cosas. Con lo que yo misma desarrollé en mi personalidad para buscar esa sensación de agrado que todos buscamos producir en los demás, más todo el potencial que adquirí con mi físico actual. Este que forjamos juntos paso a paso.

    Lo que siempre hemos hablado, amor. Que el hecho de haber sido pobre antes te hace valorar mucho más el hecho de no serlo ahora. Quizás por este motivo, excluyendo unos mínimos razonables en la cuestión física, no es únicamente mi criterio a la hora de elegirlos.

    Yo tengo mi ideal, lógicamente: jovencitos (27-30), con experiencia y que sepan tocarme y comerme bien, con un buen cuerpo, atlético pero no en exceso, alto, corpulentos y con una buena polla. Puestas a pedir… no voy a ser pobre en ello, ¿no? Distinto es luego lo que venga y sobre todo como se recepte.

    Dos sorbitos de mi coca light y ya estaba moviendo la cortinita a ver si alguno se animaba a acercarse. En principio si no hay ninguno que se me antoje especialmente dejo que sea el destino, el azar o Dios mismo quien elija al primero que va a pasar por mis manos.

    Al poco ya había uno preparado para jugar. Metió ambos brazos hasta el codo con las mangas remangadas para acceder bien a mi cuerpo. Tal comportamiento ya me hacía suponer que no era su primera experiencia en la cortina.

    Es gracioso si te detienes a pensarlo. Un chico tapado por una tela y que asoma ambos antebrazos por unos agujeros y que no tengo ni idea de quien es, ni como es, y me dispongo a toquetearlo. Con lo desconfiados que son los chicos para estas cosas no se como se dejan, jajaja, de hecho más de uno se habrá preguntado alguna vez si no sería un tío quien lo estuviera tocando. Que por otro lado si lo piensas bien, sería lo mismo mientras la persona no lo sepa, ¿no? Como en todo, es la mente quien rige en estas cosas, el aparato sexual más potente que existe, o quizás el único.

    Primero le toqué las manos, pasando mis uñas por las palmas, para que notara el cosquilleo de las mismas. Se que las uñas son otra arma poderosa de nuestra feminidad. Unas uñas largas y bien arregladas llaman mucho la atención, y no solo a los hombres, que muchas son las mujeres que se fijan en ellas y me lo dicen.

    Luego seguí recorriendo sus brazos, y poco a poco me acerqué y me pegué a él. Tenía los brazos muy calentitos al tacto. ¿Igual de calentito tienes el resto del cuerpo?, le pregunté.

    Le conduje las manos hasta mis pechos, por encima de la ropa, pero así ni siente él mis tetas, ni tampoco siento yo sus manos, por el tipo de relleno que traen ahora todos los sujetadores.

    Por este motivo, en cuanto lo tenía un poco metido en clima, me bajé el corsé y lo dejé que me magreara los pechos si nada encima.¡Y como se enganchó a ellas! Me cogía los pezoncitos y los retorcía un poco, muy duritos que se habían puesto, vidita, y luego las amasaba como bollitos de pan. Ahora que las tengo bien puestas, y nuestro trabajito que costó, bien merece que las exhiba y disfrute de ellas y de su belleza. Son muchos los piropos que reciben, amorcito. Raro es el que no las ve o las toca y exclama: ¡Que tetas!

    La musiquita siempre acompaña a mis movimientos en la cortina. A veces más motivado que otros, dependiendo de la música que pongan y de mi predisposición a ello. No me acuerdo exactamente que era lo que sonaba en esos momentos pero sí que me moví muy dulce y sensualmente al ritmo de la música. Adelantaba un poco la pierna y con el muslo presionaba tu bragueta.

    ¡Cómo se notaba la dureza de tu polla, amor! A veces no me explico como no estalla la ropa al contener dentro ese miembro que multiplica su tamaño y su dureza increíblemente.

    También restregaba los pechos por tu tórax cuando me agarrabas con las manos el culo con firmeza. Si no era suficiente la presión que hacía por mi misma la exacerbabas presionándome enérgicamente contra ti.

    Cuando me inspiro me puedo sentir como una magnifica bailarina. Incluso levantaba la pierna doblada por la rodilla y te la pasaba por detrás friccionándola eróticamente contra tu cuerpo.

    Fue cuando metí las manos por dentro para comprobar que tal estaba el género. Claro que eso no es posible salvo pelándola, pero es una pelea que tengo yo con los botones de los pantalones y mis uñas. Que no son muy compatibles. De este modo, te pedí ayuda y tú muy gentilmente te la pelaste.

    Dura no, durísima, pero no era de esas que me derriten nada más verla, cariño. Además que ni te la chupé siquiera pues tuve la impresión que muy aseada no estaba. Yo no soy nada escrupulosa pero los malos olores no los resisto. No me acerqué a comprobarlo directamente pero a mí me parece que muy limpia no estaba.

    Le di pasaporte a éste rápidamente. Es fácil, más que ellos no pueden verme, deshacerte de los que no te gustan, no obstante yo prefiero ser cuidadosa en no herir la sensibilidad de nadie. Más no siendo necesario. Si uno la tiene pequeña o no se le pone dura, por ejemplo, no le voy a decir: “Fuera, que la tienes muy chica”. Suelo usar otro tipo de comentarios tales como: “Vamos a tomar algo..., ahora Loren te avisa...”o cualquier otra cosa que se me ocurra.

    Después nadie los avisa, claro está. En eso si soy un poco malita... porque como les diga eso no se van de allí ni locos hasta que no agotan la última esperanza de que todavía sea tiempo de que la chica desconocida que los toqueteó en la cortina, los llame para entrar en el reservado. Pero esto, en cualquier caso, me parece más piadoso que decirles directamente que no me agradan.

    Estando con éste todavía entraron unos cuantos más en la sala. En concreto tres chicos que venían juntos y que no tenían mala pinta. Nunca habían estado antes en el pub, según me dijo Macarena, así que bueno era probarlos...

    Elegí, como no, al más alto, de pelo moreno, para que viniera. Actué del mismo modo que con el anterior. Aunque flor de desilusión cuando le abrí la bragueta, porque muy dura no se le ponía y tampoco me pareció muy grande.

    También hay que contar con que yo para que una me parezca grande, tiene que ser un magnifico ejemplar, no me ando con “chiquitas”, si vale la expresión...

    Muchos de los chicos se suelen cortar y no se concentran en la cortinita., bien porque es su primera vez, o bien porque no les gusta así simplemente

    Ya me estaban preguntando las chicas que tal era, y el pobre, en principio no tuvo muy buenas referencias, aunque después se justificó muy bien.

    Misma operación que con el anterior, aunque con la salvedad de que esta si que me la metí en la boquita y le di unos buenos chupetones. En verdad que no era el tamaño sino que no la mantenía dura lo que no me gustó mucho. Al principio no reaccionó apenas pero cuando se la chupé en serio, ni cortes, ni primera vez, ni nada, eso se puso como un palo. Pero bajó muy rapidito.

    De cuerpo estaba muy bien, me encantaba contonearme contra ese cuerpo recio y varonil y dejarme acariciar por esas manos grandes que me aprisionaban hasta donde podían alcanzarme. Con las tetas moría... Porque me decía constantemente: ¡Que tetas tienes, que buenas! Y se lanzaba como un poseso hacia ellas, hasta me chupaste un pezón asomándolo por una de las aberturas.

    Ya se la había pelado y se tenía agarradita mientras me movía. Una de las chicas se acercó a mirar y la invité a participar conmigo. Cuando el chico notó que había dos manos distintas en su polla eso empezó a excitarlo mucho. Más cuando ella se dedicó a su miembro y yo me puse de espaldas a él, pegando mi culito a su pierna y dejándole acceder al mismo metiendo la mano por debajo de mi faldita, como tanto te delira.
    Allí chocabas con el calor concentrado en mi conchita, presionada por las braguitas que se me meten por dentro las muy juguetonas. Buscando, buscando, notaba como empezaban a resbalar tus dedos entre los jugos que empezaban a inundar mi concha.

    Cuando te la estaba chupando, con el cuerpo hacía adelante pero sin doblar las piernas, invitaba a cualquiera a toquetearme el culo descubierto por la pose. Adornado además con el tanga y el liguero negro y las medias quedaba sexy por demás.

    De hecho más de uno aceptó la invitación. Fueron varias manos distintas las que noté acariciándome las nalgas y comentando el buen culo que tenía mientras yo me ocupaba con mi lengua de aletear uno de tus sombreritos.

    No hay nada más poderoso que la imaginación. Antes de verlo directamente sin la cortina, me parecía más interesante pero cuando le vi la cara al asomarme por un lateral no me gustó mucho. Tenía una cara muy aniñada y a mi los imberbes no me mueven mucho.

    ¿Vamos a por otro? Pensé... Entonces mandé a este a tomar algo y le dije a Macarena que me pasara al de pelo rubio, otro de los chicos que venían con éste.

    Yo no soy muy amante de los rubios, pero bueno... ¿Qué más me da llegado a un punto del color que tenga el cabello, no? Jajaja. Pero las nenas ya sabes como somos de caprichosas y más cuando se puede serlo porque hay potencial suficiente como para elegir sin problemas.

    El rubio, a diferencia de su amigo se le alzó en un santiamén, Así la mantuvo todo el tiempo que estuve con él jugueteando en la cortina hasta que me lo llevé para el reservado.

    Tampoco era de las descomunales, pero nada mal… y sobre todo durita… mmmm, así me gustan a mí los caramelos, de esos duros que no se gastan nunca por mucho que los chupes.

    Este en cuanto entró en el reservado y me vio se tiró contra mí y que quitó el maquillaje de los labios que me había retocado recientemente. La cortina de da muchos deseos de besar, porque como con ella por medio no se puede, cuando tienes la boca a tu disposición es todo un placer sumergirse en ella y dejarse arrastrar por la pasión de las dos lenguas entrelazándose.

    Me había quitado la ropa en mis últimos contoneos, con el rubio precisamente, para estar más cómoda y porque a pesar del frío que hace estos días yo ya tenía bastante calor con tanto restregón en la cortina y empezaba a sudar un poco. Aparte de los besos me bajó el corsé y me destapó los pechos y se vino a besarlos con muchos deseos. Como te dije, mis tetas causan ahora sensación muchas veces.

    Si no lo paro, allí mismo me coje… Ya le había dicho algo sobre las fotitos, y lo paré para sacar la cámara y explicarle como funcionaba. En la fotito de prueba que siempre te hago antes de empezar ya salgo algo desarreglada.. jajaja



    ¿Después que viene? ¡Desenvolver el regalito que papito me regaló esta noche! ¿A ver… a ver? Uyyy, mira lo que asoma, ¡mi cariño! ¿Cómo no abrazarlo con los labios, verdad cielito?





    Cumpliendo con cada uno de los pasos de nuestro ya ritual de amor, te la fui descubriendo y besando poco a poco con toda dulzura, sin olvidarme de ninguno de los detalles que me has dicho que te enloquecen.

    Descubrir esos huevitos compactos, que se me antoja siempre despegarte la pielcita que se pega a tus piernas con mi lengua, o tomártela con firmeza con mi mano para hacerla chocar en la superficie de mi lengua mientras tus bellos púbicos me hacen cosquillitas en los dedos, o esas deliciosas rueditas con mis uñas, vida mía…



    O acariciar tu sombrerito con el anverso y el reverso de la lengua, notar tus piernas firmes, en V, bien postradas para mí, tensas y rígidas como tu polla al metérmela en la boca.



    Lo de hacer fotitos es algo curioso, amor. Si observas, por la experiencia que ya tenemos, pocos vitros hay que les corte el clima el hacer las fotos. Más bien diría todo lo contrario, que gozan con ello. No digo todos, pero ocurre con frecuencia, que aunque yo siempre esté pendiente de que me hagan fotos, a veces ellos mismos se entusiasman y ponen verdadero empeño en que sean buenas instantáneas.

    Con un vitro solo es más limitado. El campo visual que puede abarcar con la cámara no puede ser otro que muchos primeros planos, pero sacar una foto completa en acción solo es posible cuando hay más de uno conmigo.

    Y claro que había más de uno, dos más, y por poco tres… Yo lo había metido muy lanzado de la cortina, imagina como lo puse, más con los chupetones que le di, se la puse como un palo. Por eso tuve que contenerlo un poco a su llegada abordante.

    Pero mi idea era otra… yo sabía que no venía solo, de hecho había estado catando a uno de sus amigos antes que a él. Y un tercero… que ni había visto siquiera. Le dije que invitara a pasar a los amigos y aunque lo dudó, me imagino que por corte, pues a veces los chicos se cortan entre ellos, finalmente los llamó. Y que remedio le queda si ahí somos nosotras las que mandamos…

    Llamé al timbre (uno que hay instalado en las habitaciones para que acuda alguien del servicio del pub) y le dije a Maca, no recuerdo, que hiciera pasar a los dos chicos que venían con el rubio. ¿Al grandote también? me preguntó ella. Refiriéndose al de la barra que yo ya conocía y que además como soy un poco despiste le había preguntado a ella cuando lo vi, si era con el que yo entré días atrás. Siempre se ríen conmigo porque no me acuerdo de los chicos y ellos sin embargo si saben si entré con alguno o no, en la mayoría de los casos, aunque no soy la única que le pasa por lo visto, jaajja.

    “No se… cuatro ya va a ser mucho” le dije sonriéndole… “Bueno… tu puedes con cuatro y con más”, me contestó ella riéndose también. Y es verdad que puedo, pero preferí esperar un poco.

    Cuando los chicos entraron yo seguía en mi labor. Jugueteando como un pajarito, nunca mejor dicho porque tenía hasta jaulita. Entraron medio cortados, y se sentaron en los sofás, pero yo enseguida los integré dándoles la cámara para que me hicieran fotos. Los oía reír mientras lo hacían, quizás con esa risita nerviosa del novato. No creo que se hubieran visto antes en una como esta, con una chica comiéndose a su amigo delante de ellos mientras lo registraban con la cámara.



    Creo que entonces nos presentamos y saludamos. Estaban sentados en los sofás al frente, vestidos y sin hacer nada y sin acercarse tampoco. Yo bromeaba con ellos diciéndoles que si no venían porque tenían miedo de la fiera enjaulada… jajaaj, aunque supongo que no tendrían ni idea de cómo empezar.

    Bueno, decir supongo, es ser benevolente… no lo supongo, lo afirmo. Jajaja. Cuando conseguí que se vinieran para la camita me encuentro a tres chicos desnudos con calcetines puestos, acostados, con un aire divertido pero ahí como tres estatuas. Yo a los pies de la cama, con mi ropa súper sexy y los tres mirándome pero esperando no se a que…

    En fin, que la situación me parecía de lo más surrealista viéndola fríamente. Pero yo me divertía mucho diciéndoles comentarios de este tenor “A ver, chicos… ¿Qué estáis esperando ahí los tres quietitos con una morena como yo en los pies de la cama?

    Esta visto que estos chicos jóvenes mucha pija y potencia (que rico, jajaja) pero de lo demás… poquito. También es verdad que la experiencia es un grado y que los nervios ahí te traicionan mucho, máxime a los hombres, que no podéis ni fingir, ni ocultar que estáis excitados… pues es bastante visible. Algo de miedo a no dar la talla ante una mujer que supuestamente tiene bastante experiencia también los tiene que estresar, porque no es una chica de su edad que nada sabe todavía (hablando en general). No solo por la edad, sino que por el sitio en donde estamos se supone que lo frecuentamos mujeres con cierta veteranía en las artes sexuales. Que no digo que siempre sea así, yo es que estoy muy bien entrenada por ti, amorcito, pero es la imagen que supongo que los chicos tienen.

    Si Mahoma no va a la montaña….y aquí comenzó una procesión de besos felizmente registradas con fotitos. Pues en eso se portaron genial también, siempre había uno que hacía las fotos mientras los demás trabajaban.



    Con mis manos y mi boquita… fueron tomando una considerable consistencia. Ahí ya no había risitas nerviosas, cuando de levanta… ya solo se piensa con la polla, me parece.



    Mira con que dulzura te pusiste de pie y arqueaste tus piernas para ofrecérmela, mi amorcito. Igual que yo te sujeto por el culo para poder empujar y tragarla enterita. Sin soltar la otra con la mano que me queda libre, claro está, porque soy cuidadosa de atenderte en todos como te mereces.

    ¡Y todos a la vez ….es riquísimo! Me siento tan niña cuando las tengo enfrente, rodeada de tres pares de huevos colgantes como tres racimos de uvas frescas y dispuestas para ser tomadas con mis manos y llevármelas a la boquita. Contenedores de esa néctar de Dioses que busco muchas veces casi con desesperación.

    Más arriba, el tronco de la vid, levantado, desafiante, caliente y palpitante por mí. También son como agarraderitas, ¿viste? Para asírtela con firmeza y tirar de ti si quiero, es como si tuviera todo el poder sobre ti cuando te agarro de ese modo. En verdad es el punto débil de los hombres, ¿no vidita?


    De ahí en más todo fue cogida tras cogida, pasando de polla en polla y del orto a la concha y de la concha al orto. Tampoco faltó ocasión para tenerte en la boca de a ratos. Digo de a ratos porque muchas veces la tuve que soltar de la prisión de mis labios cuando te sentía bien fuerte cogiendome por una de mis cuevitas. Con una de nuestras poses predilectas, mi amor. Cuando me estás cogiendo a cuatro, esta vez en la conchita, y repercuten esos empujones en la polla que tengo en mi boca en ese momento.



    Ven potrilla…sentía que me decías. Te la voy a colocar en tu otra cuevita rica…Así me abrías los cachetes con toda delicadeza, hundiendo tus dedos en mi piel para colocarla en la exquisita argolla de este ortito que me hiciste con tanto amor. ¡Y que bien me enseñaste a colocar las piernas! ¿Verdad? Así quedo bien, bien ofrecidita y dispuesta.


    Una ayudita necesitaste para que entrara, mi cielo, que me abriera yo misma el otro cachete para que apuntaras bien. A veces me ocurre que hay un huequito encima de mi argollita, de los propios huesos, con el que suelen confundirse a veces los vitros y tengo que conducírsela un poco más abajo. No sé si ya estaba antes así y no se notaba por mis kilos de más o que ahora es más pronunciado por las múltiples enculaditas que me hiciste en todos estos años. Pero es frecuente que al colocarla, si no se fijan bien, pretendan empujar ahí los pedazo de brutos, jajaja



    De todas formas siempre termina entrando por el sitio correcto… mmmmm, y que correctamente! ¡Ajjjj, toda una estocada en primer plano para ti, mi amor!



    Y para que veas como fue una completa estocada, mi amorcito, que mira como aprieto lo ojos para contener tu atropello por la retaguardia. Me ocurrió lo que te decía antes que me ocurre al contenerte los avances contundentes de tu pelvis mientras me atraviesas bien el orto, que tengo que soltar la que tengo en la boca.

    Por algún lado tiene que explotar mi manifestación de gozo, con esas arias de suspiritos, grititos y lamentos que entono para ti cuando me haces disfrutar tanto.


    ¿Ves que encanto de chicos cuando se empeñan en sacar fotos bonitas para ti? Y creo que de esta vez hay muchas que realmente son exquisitas. ¡Y es así como debe ser! Yo disfruto el doble, de verdad que si. Mi atención no se desvía de las fotos porque a veces se olvidan de hacerlas pero cuando colaboran y se preocupan de sacar buenas fotos yo me concentro más tranquilamente en seguir disfrutando contigo mientras vea que el flash de la cámara está funcionando.



    Aunque igual sigo controlando. Si veo que hay demasiados primeros planos porque disparan muy cerquita, les digo que hagan también fotos que se me vea entera, porque si no todas las fotos son como muy “ginecológicas”,

    Estos planos que te comentaba antes que son imposibles de conseguir cuando estoy con un vitro solo. Pero con varios… me puedes pillar de todas las poses. Los suelo tranquilizar siempre diciéndoles que su cara no es mi objetivo para preservar su intimidad y además que con la cámara digital se puede luego comprobar que no quedaron registradas. No tengo interés en que salgan para nada, pero si la mía, por supuesto y aunque realmente no tendrían porque fiarse de mí, normalmente lo hacen y muy pocas veces me han pedido revisar las fotos y que borre alguna donde se les vea la cara. Siempre tapo la cara de ellos cuando las pongo en los relatos por eso, porque es nuestra palabra la que se empeña y hay que cumplir con ello, y realmente porque no tenemos interés en que sea de otro modo.

    Y venga a cojerme, sobre todo el orto, que los tres desfilaron uno a uno por él, hasta acabar. Sobre todo dos de ellos que al poco de estar empujándome ya estaban gruñiendo y acabando bien dentro de mi culo. El rubio, que fue el que primero me cogió se retiró sin correrse para descansar y cuando los otros dos ya hacía rato que habían acabado él seguía todavía cojiendome.

    Terminaba uno y se ponía el otro. Lo mismo con la boquita, que se las iba preparando antes de ponerse el forrito para que estuvieran bien recias para abrirme como a mi me gusta, mi cielito.





    ¡Como me transformaste en tu guerrera del amor, cariño mío! Sudorosa, sin maquillaje, con mi pelo ensortijado y muy revuelto porque como siempre me dices, él también tiene su propia expresión. Se mueve tanto que luego de hacerte el amor siempre me queda enredadísimo.

    Pero tampoco soy de las que no se mueve para no despeinarse a pesar de que me gusta estar siempre cuidadita. Luego me compongo, pero mientras estoy, voy con todo.

    Y se me ponen unas caritas y unos morritos… ¿verdad mi vida? Tu gatita amorosa, ¿chi?



    Pero es que son muchos mimos, mi amor…esas manos acariciando mi cabello para sujetarme la boca y hundirla hasta el final o las que se hunden en mis cachas, cielo…eligiendo otro lugar delicioso para llegar al fondo.



    ¿Ves mi amor? De a dos casi todo el tiempo… como hemos soñado tantas veces.



    Y no te conté el misterio de los forritos perdidos. De los tres, conseguí rescatar dos. Incluso tuve que hacer la comedia de que los tiraba a la papelera porque me preguntaron por ellos. Yo misma me gusta encargarme de quitárselos y anudarlos por lo mismo, para que ellos no lo tiren y traerlos a casita y brindar contigo. Ya hace mucho que no los traía porque últimamente me estaba apeteciendo más que me regaras la carita e incluso porque cada vez me cuesta más trabajo no tragarte, amor mío y lo hemos hecho con algún vitro de más confianza. Es toda una tentación el tenerte chorreando en mi boca y no hacerlo…

    El caso es que guardé dos en una bolsita que tengo para ello dentro del bolso, pero al llegar a casa no estaban. No tengo idea cual fue su destino, porque estoy completamente segura que en el bolso los guardé y me extrañaría mucho que alguien se los hubiera llevado. Salvo que los chicos me hubieran visto guardarlos, que no lo creo, y quisieran rescatarlos pensando que tuvieran algún destino oculto… que se yo… jajaja. La cuestión es que no los tenía y no alcanzo a comprender que pudo haber pasado.



    El rubio, tal y como te reseñé antes, mi vida, era el más potente de los tres. Me estuvo cogiendo el primero y cuando los dos amigos habían acabado todavía tenía energías para seguir. Y no fue poco tiempo ni mucho menos, cariñito.

    Cuando las piernas ya no me daban por el cansancio de la posición le pedí al rubio que se tumbara en la cama que ahora iba a ser yo la que manejara los movimientos. Arriba ya sabes que también me gusta mucho, es más fácil alcanzar el orgasmo porque a la vez que yo domino el ritmo del movimiento y la presión con la que quiero sentírtela, la fricción de la perlita con tu pelvis me hace llegar antes.



    Me gusta empezar despacito. Ponerme encima de ti de pie con las piernas abiertas a los costados de tu cuerpo. Entonces me agacho y doblando las rodillas a horcajadas poco a poco voy bajando, y subo, y bajo otra vez. Cada vez mi bajada es mas profunda, hasta que termino apretándome lo más que puedo porque ya nada me parece suficiente.



    Ya entonces no hay medida amor, y cabalgo sobre ti, galopo, troto, salto… Hecho el cuerpo hacia atrás y me sujeto con los brazos sin dejar de montarte y de sacudirme a placer encima de ti. ¡Es tan divino poder expresarme con esa libertad, mi amor!

    Lo mismo en la conchita que sabes que es medio pocito, como en el orto, que es otra concha ya. Mmmm, y como disfruto, ¡mi vida linda!


    Los otros dos que ya estaban hasta vestidos esperaban haciendo fotos que su amigo terminara. Claro que el pobre tendría cierta presión porque le gastaban hasta bromas porque no se corría y así es difícil no perder la concentración.

    Aunque la que se corría chorreando y mojándote los huevos era yo, turro… mmmm



    Me tumbé en la cama y como una bebita que quiere beber de su mamera me encaramé a tu polla para que acabaras en mi boca. Normalmente no te me resistes mucho a mi boquita, cariño, aunque hoy estabas durito. Finalmente te volviste a colocar otro forrito y seguiste con tu práctica predilecta de la noche… cojerme el orto hasta que reventaste dentro de él.



    Una vez terminada la faena… ¡a la calle! Jajaaja, pero es que ya no había nada más que hacer. Los tres se fueron felices y contentos y diciendo que tenían que volver… para ser su primera experiencia en un pub no había resultado mal del todo.

    Me habían re-cogido como se le vino en gana, principalmente ya lo viste en las fotitos como me rompieron el orto. Pero de besos poco, y menos una buena comida de concha como Dios manda.

    Para eso le dije al grandote que descarté al principio que pasara. No recuerdo bien de una vez para otra los detalles concretos con los vitros del pub, salvo con los que repito más veces y ya se convierten en conocidos. Este es uno que te conté que todo el tiempo proponía cosas y se auto describía como muy morboso. Con sus añitos, pero no muy mayor, y con la experiencia que yo necesitaba en ese momento para lo que me apetecía y que por cierto me habías prometido. Una buena enterrada de tu cabeza entre mis piernas.

    A este no le hizo falta que le dijera como debía hacer. Me agarró nada más entrar y si no lo paro me coje allí mismo en el sofá, sin esperar a llegar a la cama.

    Me había arreglado después de la batallita pero ya no me puse la ropa, solo me maquillé y me coloqué bien el corsé, que por cierto aún no me lo habían sacado en toda la noche.

    La camarita enseguida pasó a ser testigo de tus besos, como tantas veces ha rodado en esa misma cama mientras yo retozaba como una nena pequeña en un arenal lleno de lindos juguetes.

    Además como no era la primera vez que estaba con este vitro no era necesario explicarle que suelo hacer fotos y el manejo de la cámara, aunque no creas que no la enciendo siempre un montón de veces cuando se apaga automáticamente. El botoncito de encendido no es tan visible y mucho menos con la poca luz que suele haber en la habitación. Pero yo siempre estoy pendiente de que se hagan las fotitos, como te decía antes, amorcito, porque es muy lindo luego poder enseñarte toda una excitante y magnifica colección con las que disfrutas degustándolas paso a paso. Siento mucha emoción cuando veo que han salido fotitos muy buenas, y eso que las veo en chiquito, porque me imagino lo contento que te pondrás cuando las veas. ¡Así vuelvo refeliz a casa!

    Con el vitro encima de mí continuó el baile. Manoseándome, apretándome y mordiéndome las tetas, buscando mi cuello con sus labios. “Márcame… márcame”, le decía cuando lo alcanzaba…. Aunque de marquita nada. Debo tener una piel difícil de marcar o los vitros son en su mayoría bastante ineptos para esta cuestión, porque lo pido muchas veces y casi nunca lo consigo.

    Una cosa que me gusta muchísimo también es cuando se te pone muy dura, tipo palo, y te la agarro para frotarla con mi perlita. Más porque con tantos juguitos resbala de arriba abajo divinamente. ¡Me dan unas ganas de meterla dentro, amor! Solo que me contengo... imagina si no… La salud hay que cuidarla, pero confieso que me vuelves muy loquita, amor, y por eso a veces hago alguna locurita.



    Me saqué las braguitas, que ya estratégicamente me las había puesto por encima de los ligueros, para quitármelas con facilidad y me abrí de piernas. Ven aquí, turro divino, híncate. Hunde tu exquisita lengua en mi concha, rebúscame por todos los rincones y llévate la perlita de un bocado si quieres, pero no dejes de chupar. En eso pienso mientras me aseguro con mi mano en tu cabeza que no te separes y que te entierres como me gusta, ¡con todo!



    Los reservados, quitando uno que tienen que entrar tres personas como mínimo para poder usarlo, no son totalmente privados, cualquiera puede entrar. Este en concreto no tiene ni puertas, solo unas cortinas.. Pero es el más chiquito y por lo tanto hay menos oportunidades de que entre otra pareja contigo salvo que quiera participar, como fue en esta ocasión. La habitación no es tan pequeña en verdad, teniendo en cuenta que está el pasillo francés y también dos sofás con mesita fuera de la jaula, donde está la cama que si que es pequeña para dos parejas.

    Normalmente se supone que deberían preguntar antes, pero estos no lo hicieron, lo cual tampoco me parece mal, salvo que se arriesgan a recibir una negativa y no creo que sea muy agradable que una persona te rechace llegado a esa situación.

    Yo no soy reacia a jugar con una pareja salvo por una cosa. Las fotos. Las chicas normalmente no se dejan fotografiar con el relajo con el que se dejan los chicos. Yo lo comprendo perfectamente, porque no sería yo quien se prestara a dejarme hacer fotos por una persona que no conozco de nada ni tengo idea del destino que puedan tener. Además que para un hombre es más fácil por la sencilla razón de que las fotos que se sacan, su cara no es que sea muy importante, más bien nos centramos en una parte muy concreta de su cuerpo, pero no ocurre lo mismo con las mujeres.

    ¿Quién se pierde una fotito de mi cara con la lengüita fuera lamiéndotela con todo mimo, verdad amorcito? Sin embargo el chico solo tuvo que poner la polla y listo.

    En verdad es mi verdadera objeción, aparte de que yo soy muy diva y me gusta más estar con varios chicos a la vez y de chica yo sola, jajaja, eso no lo niego, pero tu sabes que me presto, participo y gozo llegado el caso de estar con una pareja.

    Si no tuviera fotitos, me voy de la habitación, pero ya había echado un ojito a la colección de la noche y eran excelentes. Llegado al punto en el que se pusieron las cosas me vi obligada a guardar la camarita. Sobre todo porque realmente que está prohibido usarlas en estos lugares, salvo que todos los que estén en la habitación estén de acuerdo.

    Súbitamente, porque no me di cuenta cuando entraron, mientras estaba encima de ti, apareció una rolliza chica rubia desnuda a mi lado. Su marido la siguió y continuaron con sus juegos en la cama completamente pegados a nosotros. Como te decía antes al ser el reservado con la cama más pequeña es imposible permanecer cuatro personas allí sin tocarse.

    Tenía unas tetas enormes, ya de por si grandes, pero engordadas por su sobrepeso, de modo que parecían desbordantes. Igual era toda su voluptuosidad, pero no es precisamente un tema decisivo para mi, mucho menos en la mujer, pues aunque yo participe activamente, no es la figura femenina la que me provoca mis deseos. Mi participación con ellas siempre va más enfocado hacia el hombre, si lo piensas casi todos los hombres se mueren por ver a dos chicas besándose y acariciándose.

    A mi me gustaría ver a dos hombres que sea acariciaran, se besaran y se dieran mimos, pero más por experiencia que por deseos, porque no es algo muy frecuente. Sin embargo con las mujeres es distinto… normalmente somos más participativas entre nosotras aún no siendo bisexuales. Para los hombres creo que es diferente, aunque no estoy muy segura que sea por naturaleza o por cuestiones educacionales, pero sí que es lo usual la mayoría de las veces.

    Luego al finalizar cuando conversé con ella me enteré que era la primera vez que iba a un pub y que tenía una experiencia en la cama con más de una persona. Pero no lo parecía en absoluto, por lo activa que fue en su comportamiento conmigo.

    Ambas nos enzarzamos en besos en la boca, en los pechos, y hasta la concha nos comimos con toda naturalidad. Enseguida hubo un intercambio de pareja y su chico se vino hacia mí y el que estaba conmigo con ella. Así nos estuvimos cruzando los besos y las caricias entre los cuatro.

    O las dos nos comíamos la misma polla o una cada una, o mientras los chicos se ocupaban de nuestras conchas nosotras nos besábamos en la boca acostada la una junto a la otra. Todas las poses habidas y por haber, pues estábamos los cuatro muy activos.

    Su pareja no la tenía muy grande (en mi tabla de medidas) pero me encantaba su dureza. La tenía completamente erecta y recia todo el tiempo, vida mía. Se la agarraba con la mano y apretando parecía increíble que eso alguna vez fuera algo blando y colgante. Así es como me gusta que responda una polla, como es debido, con la dureza de un palo. Que entre y salga de mis cuevitas y yo sienta que me clavas.

    Mientras me cojias repetidas veces y sin cansarte en diferentes posturas sentía como la mano de ella a veces pellizcaba mi perlita, o te me venías en el otro vitro a enchufármela en la boquita mientras estaba a cuatro degustándote en mi culito.

    Por eso te digo que la chica era muy activa, hasta más que yo lo fue incluso teniendo más experiencia que ella. Pero yo estaba más acosada por los tres en realidad. Recuerdo especialmente un momento muy rico, cariño. Yo estaba a cuatro y me la enchufaste en mi culito abiertito, ella se tumbó en la cama y metió la cabeza entre mis piernas. Un primer plano de la polla de su acompañante entrando y saliendo de mi orto sería la imagen que vería en primer plano antes de comerme la concha. Ummm, que me cojas el orto y a la vez me comas la concha... quien no acaba así, ¿verdad?

    Casi la asfixio a la pobre mientras me corría, cariñito. Porque pierdo el control, me pongo a gemir, sudando, y no me doy cuenta de cómo aprieto las piernas.

    Tumbadita con las piernas en V abiertas, o sin doblar las rodillas apoyándolas contra tu pecho, a cuatro, o encima de ti… mil y una formas fueron las que adopte en la camita para que me cojieras, cielito, porque no te cansabas…

    Los otros dos conversaban ya cansados en la cama y yo seguía amándote con desenfreno y con las cuevitas bastante rozaditas… imagina cuanta palicita llevaba ya a estas alturas, mi adorado lindo.

    ¡Y como me hiciste trabajar para que salieras!¡Como con el rubio! Pero yo me empeño y te pido y pido. Para complacerme al final te tuviste que pajear y volcarte en mi boca tal y como te había pedido, mi amor.. Ni todo lo que me cojiste, ni mis incesantes y ansiosas chupadas por sentirte descorrer en mi fueron suficientes para tremendo caudal. Porque mereció pena la espera… ¡me enlechaste maravillosamente! Si no… juzga por ti mismo, porque una vez que todo había terminado y no invadía la intimidad de nadie no me resistí a pedir unas fotitos con toda la boca rebosando de tu melaza.



    Ya era lo suficientemente tarde y había batallado bastante como para volver a casa. Solo que tenía que esperar a que me trajeran y por eso me quedé un ratito conversando antes de volverme.

    Me arreglé un poco pero ya sin mucha compostura, pero con la ropa de calle. El corsé por poco vuelvo con él puesto, pero este último vitro me lo quitó. En un momento en el que me cogía por detrás, casi subido en mi espalda clavándomela desde arriba y se le apetecía también estrujarme las tetas con libertad. Ya no me lo puse, lo traje de vuelta en una bolsita.

    Ese fue el momento en el que estuve conversando un poco con esta pareja mientras tomábamos algo y me enteré de su historia, que aunque no tenga importancia, te la reflejo también como anécdota curiosa. De todo hay en esta vida… para que luego digan que no nos entienden a nosotros.

    Ellos no eran pareja, se habían conocido esa misma noche en una discoteca. Ella quiso presumir de liberal y él que ya conocía el pub pues había estado más veces y frecuenta los pub de Sevilla la llevó allí sin avisarle realmente de que tipo de pub se trataba. Como ella había presumido sobre que había hecho muchos tríos me decía que quiso hacerse la valiente y lanzarse al ruedo, aunque era su primera vez.

    Como te decía antes no lo parecía para nada. Lo más curioso del caso no es lo que te comento, sino que ella estaba aquí unos días de vacaciones porque se casaba el sábado siguiente y se estaba haciendo su particular despedida de soltera. Por supuesto que el novio no sabía que estaba haciendo en ese momento y la mataría si lo supiera… me comentaba.

    Recuerdo cuando al principio decíamos que no debería ser las despedidas de soltero como un intento último de disfrutar de tu libertad porque se está dando por hecho que el casarse significa la pérdida de la misma. Deberíamos celebrar la “bienvenida de casados”, porque unirte a tu amor, a tu complemento te hace aún más grande, más pleno y también más libre. Así es como debería ser al menos…

    Al poquito ya regresamos. Tarde ya, y más que ahora con mi laburo… Pero ¿como no iba a enviarte las fotitos aunque fuera con una breve reseña de lo que ocurrió? Yo es que no duermo si no lo hago, te juro.

    Llego a casa muy feliz, deseando contarte todo y enviarte las fotitos, pero a la vez buscándote ansiosa. Sé que por la hora estarás dormidito, pero también se que siempre me va a estar esperando una amorosa y deliciosa miel tuya que necesito como el aire para respirar. Pues es tu beso de bienvenida a casa, ese abrazo que me arrulla, ya sea a través de un verso o de un pensamiento tuyo…

    Y rara vez no me encontré con mi besito al llegar, salvo con un imponderable insalvable, como se ha dado a veces por los fallos de conexión, el resto del tiempo, siempre.

    Lo mismo que a mi me encanta complacerte en tu pediditos. Como cuando me pediste que te hiciera una fotito antes y otra después de la batallita… Ahí las tienes mi tesoro, una de antes de salir y la otra a la vuelta, donde ya no llevo ropa interior, las medias caídas y ni rastro de maquillaje, toda sobadita por tus besos.




    Después un sueño reparador me condujo hasta ti a la mañana siguiente cuando nos despertamos para seguir dándonos más besos de amor.

     
  • At lun. abr. 30, 02:25:00 p. m. 2007, Blogger Roberto Iza Valdes said…

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

     
  • At sáb. ago. 25, 04:59:00 p. m. 2007, Blogger Iza Firewall said…

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home